Razones y trucos para no abusar de la calefacción

Ante la llegada del frío es normal pasar más tiempo en el hogar, muchas personas deciden aumentar la temperatura de su calefacción para así mantener el calor y evitar el frío, pero lo que no saben es que al hacerlo la factura eléctrica comienza aumentar de manera pronunciada.

¿Qué trucos puedo seguir para no abusar de la calefacción?

Por ello, para evitar que la factura de la calefacción empiece a aumentar y al mismo tiempo puedas mantener el calor de tu hogar a un punto considerable, es muy fácil y sencillo lo único que debes hacer es realizar los siguientes trucos, ya que los mismos te serán muy útiles.

Aprovecha la calefacción

Para aprovechar la calefacción lo que debes hacer es que después que te duches deja la puerta del baño abierta, de esta forma el vapor que se ha generado dará también una sensación de calor. Por otro lado, si usas el horno puedes dejar la puerta de la cocina abierta, para que el calor pueda salir a otras partes de tu hogar.

Aísla mejor tu hogar

Otra manera ideal para no abusar de la calefacción, es aislando mejor tu casa. Por esta razón, puedes cerrar las persianas durante la noche y en el día mantenerlas abiertas para que la luz del sol pueda entrar. También, puedes desenrollar las alfombras, cúbrete con algunas mantas y mantente refugiado en los rincones de tu hogar donde esté más cálido en el día.

Utiliza tu sistema de calefacción de forma inteligente

Existen ciertos termostatos que te permiten programas que días de la semana y a qué horas deseas que se active la calefacción. De esta manera, debes tener claro que la calefacción no debe superar nunca los 20º C. Por eso, lo que necesitas es un regulador para mantener la temperatura baja o activarla cuando sea necesaria.

Aísla mejor tu cuerpo

Para mantener la temperatura de tu cuerpo durante el invierno, lo ideal es que aprovechas las comidas que aumenten tu calor, es decir, aliméntate con guisos y sopas, también puedes ingerir tés, chocolate caliente y tisanas. Asimismo, es importante que los productos calientes que ingieras, lo hagas con cierta regularidad.

 

Mantén los radiadores en buen estado

Por lo general, los radiadores tienden a llenarse de aire, por ello, antes de que comience la llegada del invierno es recomendable que los purgues y además evita que los mismos no estén obstaculizados para que así los radiadores no estén limitados al momento de irradiar la capacidad de calor que tengan y así pueda ser distribuido a su alrededor.

 

Qué son los sistemas de calefacción eléctrica?

En otoño e invierno las amenazas de temperaturas frías son contantes, para resguardas  nuestro cuerpo de estas temperaturas, utilizamos abrigos y monos especiales que repelen las temperaturas frías.

 

Ahora el verdadero problema empieza es en nuestro hogar, ¿Por qué? Por qué al recibir las temperaturas frías de manera directa y constante, volverán nuestro hogar en una “casa de hielo”, donde poder convivir, descansar o simplemente estar ahí, será un dolor de cabeza.

 

Pero tranquilo, que gracias a la tecnología tan avanzada de hoy en día. Tendrás la solución al alcance de tus manos. ¡Los sistemas de calefacción!

¿Qué son los sistemas de calefacción?

Es un sistema que ayuda a regular la temperatura en una vivienda o comercio. Llegando a condicionar hogares o comercios con temperaturas cálidas, sin importar que en el exterior este nevando con bastante fuerza o este con temperaturas extremadamente bajas.

 

Anteriormente cuando no existían estos sistemas, se usaban las chimeneas o calderos como calefacción. Pero hoy, tienes mucho tipos de sistemas de calefacción a tu disposición, solo debes tener en cuenta las dimensiones del espacio donde quieres que influya el sistema y cual tipo de calefacción consume menos energía para poder ahorrar en la factura del servicio eléctrico.

 

A continuación los tipos de calefacción eléctrica.

Tipos de calefacción eléctrica

Este tipo de calefacción es la más sencilla en el mercado, ya que no requiere de una persona capacitada para instalar y ponerla funcionar. Con solo leer el manual de instrucciones bastara para ponerla a andar. ¿De qué consta este tipo de calefacción?  Consta de un radiador eléctrico que se alimenta de la energía de un enchufe cualquiera de tu hogar, la energía tomada la transforma en calor y dando así un ambiente cálido en la habitación que este ubicado.

 

Existen 2 tipos de calefacción eléctrica, las móviles y las fijas:

 

  • Calefacción móvil: Tiene como ventaja que la puedes transportar a donde quieras o guardarlas cuando ya no la necesites.

 

  • Calefacción fija: Son muy potentes y pueden producir mucho más calor que la calefacción móvil eléctrica.

 

Lo que es muy beneficioso de los tipos de calefacción eléctrica es que, cuando apagues el aparato, duran bastante en dejar de producir calor. Esto se debe a que estos radiadores tienen en su interior un ácido muy potente, que tiene como característica soportar altas temperaturas y conservar el calor.

 

Otra ventaja a mencionar es que, al adquirir el producto. Será casi que una inversión única ya que, estos aparatos no necesitan de mantenimiento. Y cuando producen calor no dejan olores o residuos que limpiar. Ni es necesario agregarle algún tipo de combustible para su funcionamiento.

 

Pero estos magníficos aparatos también tienen sus desventajas.

Desventajas de la calefacción eléctrica

Para empezar se debe mencionar que este tipo de calefacción no sirve para espacios amplios, deben ser usados una habitación tamaño estándar. O puede adquirir más de un calefactor eléctrico para habitaciones muy grandes.

 

La siguiente desventaja es el consumo eléctrico que causa la misma, por lo que su uso puede causar que tus facturas de servicio eléctrico lleguen más levada de lo común.

 

Por último y la que debemos poner más atención, es que debido a las altas temperaturas que alcanzan estos radiadores significa peligro para los más pequeños de la casa, ya que si no le ponemos la atención a los niños y por desgracia llegan a tocar el aparato pueden sufrir quemaduras. Importante mencionar que nunca debe tocarse el radiador encendido ni pocos minutos después de apagado.

 

Beneficios de la calefacción

Generalmente, la calefacción es conocida como el sistema en el que se aporta calor a un lugar o a una persona, con la principal finalidad de mantener o aumentar la temperatura del mismo.

Asimismo, cuando una persona decide adquirir e instalar una caldera de calefacción individual o central. Del mismo modo, muchas personas prefieren usar las calderas de calefacción central, ya que estas son una única fuente de calefacción que se usa para mantener o aumentar el calor de todo el hogar.

¿Cuáles son las ventajas que tienen las calderas de calefacción central?

Los sistemas de calefacción central cuentan distintas ventajas que los caracterizan, las mismas son que este tipo de calefacción optimiza la producción de calor que emite, es decir, que su única fuente de calor es usada para mantener la temperatura en varios hogares debido a que estos pueden hallarse en un mismo lugar o en varios.

Del mismo modo, ya que se trata de una instalación completamente comunitaria los vecinos no tendrán que disponer de una caldera en su propia vivienda. Por otra parte, en algunas comunidades suelen haber más cantidad de vecinos, por ello, el precio del mantenimiento de este tipo de caldera se divide en cada propietario.

Además, debido a que deben adquirir una mayor cantidad de combustible para que la calefacción pueda funcionar correctamente, las comercializadoras por lo general, suelen ofrecer precios accesibles en estos casos.

¿Cómo se cuáles son los beneficios que ofrece la calefacción?

Sin embargo, las calderas de calefacción centrales cuentan con distintos beneficios debido a que en algunas zonas donde llega la época del invierno, es necesario que la calefacción este encendida durante varias horas.

Por otro lado, al cambiar las calderas de gasoil por aquellas calderas de biomasa pueden obtener buenos beneficios, ya que tendrán un ahorro en su factura energética de aproximadamente 40% y a su vez también podrán reducir las emisiones de gases que contaminan considerablemente el ambiente.

Otra manera de conocer los beneficios de la calefacción, es que al cambiar el combustible que usa la caldera, por el combustible de gasóleo podrán saber que este combustible no desprende ningún olor fuerte y al mismo tiempo es ecológico y más económico, debido a que el mismo está fabricado con materiales residuales de la madera procesada y reconvertidos en biocombustible.

Asimismo, al instalar y usar calefacciones centrales podrán optimizar la eficiencia de su energía, por lo tanto, tendrán múltiples beneficios como un confort asegurado, menos emisiones de gases contaminantes y ahorro energético.

Tipos de calderas de calefacción

De acuerdo al tipo de combustible que usan las calderas de calefacción, puedes encontrarse distintos tipos de calderas de calefacción centrales, es decir, estas pueden usar gas natural, gasoil, geotermia y biomasa. Entre los tipos de calderas de condensación centralizada están:

Calderas murales

Este tipo de calderas está indicado para las salas de calderas donde el acceso a la misma es difícil.

Calderas de pie

Estas calderas son fáciles de apoyar en el suelo y alcanzan potencias 1.600 kW utilizando un solo equipo.