Descubre Keyless Lock de Wafu, la cerradura invisible sin llave

cerradura sin llave invisible

 

Invisible, sin llaves y con una efectividad difícil de superar. Hablamos de Keyless Lock de Wafu, el último grito entre los cerrajeros de todo el mundo, que promete llevar este sector un paso más allá, además de proporcionar la seguridad que necesitan los clientes de la nueva generación. La sencillez y comodidad de su funcionamiento, una batería fuera de lo común y otros aspectos sorprendentes la convierten en la mejor defensa contra las amenazas de robo, que se han disparado en los últimos años.

 

 

La crisis económica ha incentivado algunos de los males de nuestra sociedad. De acuerdo a los registros, las viviendas forzadas se incrementaron en un 55,4% en 2012 con respecto a años anteriores. Una cifra preocupante, más aún si consideramos que hay cuatro millones de hogares españoles desprovistos de alarma, cerrojos especializados o cualquier medida de seguridad. Son muchas las voces, además, que desconfían de las nuevas tecnologías. La cerradura tradicional sigue encontrando firmes defensores, pero conviene recordar que los sistemas electrónicos e inteligentes no sólo multiplican los niveles de protección sino que aportan infinidad de ventajas. Keyless Lockey es el mejor ejemplo.

 

Desarrollada por Wafu, esta propuesta es en muchos sentidos una pieza futurista, imposible de burlar desde el exterior, que sigue la estela del exitoso Remock Locke y otros productos similares, si bien con mejoras evidentes y algunas pinceladas propias que la hacen única. Una de las más notables es la polivalencia del sistema de alimentación, dado que puede recibir energía de dos formas: interna (a través de 2 pilas alcalinas AA LR6 de hasta 8 meses de duración) o bien externa (la red eléctrica, la batería de un coche o incluso por medio de un conector USB). Asimismo, estamos ante una poderosísima batería inteligente, que nos avisará por luz y sonido cuando descienda a niveles precarios. Si los suministros se agotarán, el sistema se abriría automáticamente, por lo que los propietarios nunca se quedarían encerrados.

 

Otra de sus grandes innovaciones es la ausencia de apliques o elementos externos que permitan identificar su ubicación, ya que la totalidad de su mecanismo se aloja en el interior de la puerta. Siendo completamente invisible desde el exterior, el ‘bumping’, la llave maestra, la ganzúa eléctrica y otros métodos quedan anulados. Para activarla, haremos uso de un pequeño mando a distancia, con 5 metros de alcance. Sus ocupantes dispondrán de un pulsador que agiliza la apertura y el cierre desde dentro.

 

Cada unidad incorpora cuatro mandos configurables y garantía de hasta dos años, dado que la batería tiene una vida limitada (quizá el gran inconveniente con respecto a los modelos tradicionales). Su interfaz permite añadir hasta 16 mandos de forma sencilla, sin los borrados y reseteos que son moneda corriente en el mercado.

Más allá de la puerta, Keyless Lock puede instalarse en ventanas, armarios, caravanas y vehículos de transporte, conservando toda su efectividad. Con la nueva creación de Wafu, pequeños y grandes consumidores disfrutarán de una protección invisible, sin complicaciones y prácticamente infalible.